El otoño ya no está en el horizonte, ya lo tenemos aquí y la temporada de chales de lana ya se empieza a hacer hueco tímidamente, pero con los sobresaltos a los que nos tiene acostumbradas el clima, ¡sorpresa!, ahora toca un poco de frío de repente, ahora menos frío o ahora un poquito de calor para variar.  Si se nos ocurriera no aburrirnos haciendo apuestas con “el día que va a hacer mañana”, estaríamos entretenidos para largo.

Es por esto por lo que los chales de lana ya empiezan a tener cabida en nuestra mente, cierto es que no estamos pensando en bufandas, ni siquiera en un chal gordo, no, todavía no, ya habrá tiempo. Pero si que uno de estos complementos más ligeros empieza por apetecer y nada mejor que ponerse manos a la obra a la hora de escoger alguno. Es una de las piezas para el frío ligero más versátiles, tenlo en cuenta.

Podemos pensar en un estilo de gran tamaño como uno más reducido, en cualquier caso, el que escojas deberá tener un tamaño mínimo, y seguro que ya sabes al tamaño que me refiero. En esto de maximizar la calidez creo que todas estamos bien entrenadas. Si bien es cierto que los diseños de cuadros nos gustan, también hay que pensar que es un estampado que ya habrá tiempo de utilizar. Elegir uno de diseño más original nos dará la variable que ahora necesitamos.

Recuerda que todavía no podemos echar mano de los cuellos cisne, sería demasiado, y los lugares a los que vamos a hacer vida social si estamos en eun local, no hace falta todavía los cuellos no demasiado subidos. Por otra parte, las prendas que nos ponemos de exterior no todas tienen un cuello que se adapte a las condiciones de fresquito que ya tenemos, así que, la mejor opción son los chales de lana. 

Escoge un modelo ligero, no grueso y con no mucha proporción de lana en su composición. Nosotras esta temporada nos quedamos con un modelo divertido y elegante a partes iguales. Lleva unos pompones muy bonitos en sus extremos más largos que además dan una facilidad para hacer unos truquitos fenomenales. Se puede envolver gran parte de los hombros, mucho o poco según se quiera, y atarlos simplemente dándole una vuelta a dos de sus pompones y a la altura que más convenga, según la imagen que se quiere dar o la parte o partes que interesa cubrir.  

Esta temporada el chal estrella es una joyita. Además, es reversible, lo que lo hace mucho más combinable. Por un lado, tenemos un color azul matizado con unos hilos finitos dorados y un bordado super bonito de lanitas entrecruzadas en una especie de ruta de otoño - invierno, que ya nos advierte de lo que está por llegar. Y por el otro lado un tono recuperado para esta temporada, el color camel, un color delicioso y tremendamente combinable que siempre nos ha gustado. Párate un ratito y piensa en los complementos de abrigo que vas a llevar esta temporada para evitar fríos innecesarios.



Cómo combinar pañuelos en el cuello
Estoy convencida que en la mayor parte de las situaciones en las que utilices estas combinaciónes de pañuelos en el cuello, te solucionará a la perfe...
Vestidos de diferentes colores que son tendencia
Los vestidos de diferentes colores que estarán de moda este otoño – invierno y que nos devolverán la pasión por las estaciones nostálgicas y romántica...