Si eres una gran aficionada o quieres saber si puedes aprender algún truco nuevo acerca de cómo usar los pañuelos grandes, hoy vamos a plasmar la sencillez como primera opción y probablemente alguna fórmula que ya habías conseguido mientras probabas nuevos tips y que creías que no podrías lucir.  

Suele pasar que hasta que no ves mucho una forma de llevar una prenda, crees que no es posible anticiparse hasta que una multitud lo luce en la calle. Es un error y seguro que mientras leías estas líneas te sentiste identificada con alguna situación igual o parecida. El temor al ridículo nos supera en más ocasiones a las que es posible alcancemos a recordar, pero todo en esta vida es entrenamiento, y como tal, practicar pequeñas técnicas, contribuye a ahuyentar los sentimientos parásito que no harán otra cosa por ti que hacerte perder oportunidades y crecimiento, por dentro y por fuera. Confía en tu creatividad.

La mejor forma de hacerlo es empezar a pararte un poquito delante del espejo, al menos media horita. A partir de ahí verás como alcanzas tu objetivo, y una vez conseguido éste, te animará a sentir y comprobar que eres capaz, una vez más, de tener un estilo con personalidad propia y renovarte con pequeños – grandes detalles en los que exprimir toda tu ropa y complementos será una rápida rutina que te dará muchas alegrías.

Para aprender cómo usar los pañuelos grandes con tres tips súper sencillos, puedes escoger el tejido que quieras o el que tengas a mano, pero yo recomiendo siempre fibras naturales como la seda o el algodón. Ten en cuenta que las propiedades de estos tejidos y muy especialmente la seda, es que ayudan a termo regular la temperatura de tu cuerpo como una segunda piel. Y de paso, si el outfit que escogiste para ese día, combinado con tu fular de seda, tiene que adaptarse a llevarlo de otra forma, porque de repente te encuentras con un poco de frío y no habías previsto llevar una chaqueta, recolocarlo rápida y fácilmente alrededor de tus hombros, espalda y cuello para librar la batalla de las inclemencias de temperatura, no te va a resultar nada complicado modificar este detalle y seguir con tu ruta como si nada, luciendo, eso sí, un estilo impecable y a tu gusto.

Uno de los tips consiste en utilizar un tamaño de foular grande y rectangular, aunque el cuadrado también es posible adaptarlo. Lo colocamos sobre el cuello y damos una vuelta alrededor. Haz un nudo corto y permite que quede un poquito de tejido después del anudado, si quieres, para permitirte elaborar una pequeña flor al manipular con un efecto estirado, que consiste fundamentalmente en tirar un poquito de la tela pegada al nudo. Una vez que tengas esta operación desarrollada, te quedan dos vueltas con caída con este método que debes dejar que una de las vueltas colgantes que quedan del pañuelo sea más larga y otra más corta. Así de simple y con estilo.

Con este truco de moda en complementos, también puedes articular dos alternativas más a la hora de aprender cómo usar los pañuelos grandes, y es que antes de empezar a colocar tu fular sobre el cuello dale alguna vuelta, dependiendo del volumen con el que quieras tener tu look final, lo harás con más o menos vueltas y rematas el acabado como te comentaba en el patrón base. Y la otra consiste en sumar una y otra y hacer un efecto trenza, aunque sólo será con dos vueltas. Prueba a entrelazarlo entre sí y comprobarás que unos pequeños movimientos cambian por completo y permitirá tener diferentes y originales resultados con muy poco.

Por cierto, tanto si decides que el acabado sea el de un efecto de flor, o bien es un resultado sencillo con dos puntitas, no las ocultes, sácales partido llevándola en el cuello, si tienes el pelo corto, para que se vea o de lado y lúcela en todo su esplendor.


Tags: fulares
Camisetas Textos Positivos
Mujeres que formaron parte de la historia, rompiendo moldes hacia la igualdad entre todas....
Faldas Juveniles
Trucos para vestirlas sin que sean repetitivas y no den la sensación de acabar todas tan parecidas....