Hace unas décadas, cuando demandábamos comprar algo que necesitábamos, nuestro sentido común aportaba un pensamiento automático, más que testado ya en aquella época, donde hay calidad no hay competencia. Este argumento ha sido, es y será, una de las mejores claves para entender, que los cambios derivados de los consumos materializados durante todo este tiempo, cobre un protagonista cambio de actitudes y consumos en todas nosotras. Un cambio de pensamiento que hoy por hoy hemos sintetizado en una frase que rompe con los estereotipos de consumo de todo tipo de productos, tanto si son de primera necesidad, como no. La actualización y cambio hasta nuestro presente se traduce como, comprar mejor.

Sí, las calidades, ese gran debate con el que nos rasgamos las vestiduras sin apenas valorar en ocasiones, si se gana o se pierde. Permíteme decirte que, sin calidad siempre se pierde. Todos los recursos invertidos necesarios para dar como resultado final, por ejemplo, un accesorio o prenda de ropa, llevan implícitos en todos sus procesos, grandiosas cantidades de recursos naturales y humanos, que hacen imprescindible una vez más, reflexionar sobre nuestra forma de compra.

Hace ya unos cuatro años que trabajo con marcas que representan la moda sostenible y ecológica, todo ello con intensos controles de calidad en todos sus procesos, además de los certificados que los avalan. Dónde se plantan las semillas como el algodón, el lino y otras fibras naturales, para que el control de estas plantaciones sea cien por cien orgánica. Las familias que se involucran en el cuidado de estas futuras fibras y la relación de un comercio justo en todos los procesos que llevan a cabo, en el que por supuesto, la remuneración fruto de su trabajo, sea pagado adecuadamente. Los tratamientos a base de agua, teniendo en cuenta que el desarrollo sea mucho más cuidadoso con la cantidad a utilizar. A este respecto, el resultado del gasto en agua, por ejemplo, es de hasta un 71% menor. 

Es un dato que dice mucho por si solo, pero además también es importante saber que, en este tipo de cultivos, nuestras futuras prendas no tendrán ninguna relación con los pesticidas que convencionalmente se venían aplicando a estas fibras. Saber que el vestido, camiseta, pantalón o pañuelo que llevamos puesto, no contiene ningún agente tóxico que irrita la piel o pueda provocar alergias presentes o futuras, es para tenerlo muy en cuenta.

La competitividad que se ha desatado en el sector de la moda a lo largo de todas las temporadas, es algo que ya no tiene cabida en este nuevo mundo, en el que ya somos plenamente conscientes de la importancia de las acciones individuales para sumar un planeta más sano y mucho más justo. Y aquí es donde la evolución natural y la actualidad en la que nos vemos inmersos cobra una especial relevancia. 

Tener presente que donde hay calidad no existe competencia, sino una industria que se mueve en la dirección del bienestar, la salud y aplicando todo el conocimiento sobre el cuerpo de la mujer a la hora de confeccionar todas las prendas. Sus necesidades, comodidad, y como no, diseños pensados en todos y cada uno de los momentos en los que poder combinar y ponerte ropa y accesorios pensados en todos y cada una de tus exigencias.


Camisetas Originales Mujer Manga Larga
Un diseño diferente y una confección con mucho mimo, hace que obtengamos con algunas prendas un armario infinito....
Pantalones De Pana Anchos Mujer
Algunas prendas harán que te encuentres con un armario preparado para los siguientes meses....