Las razones para ponerte pañuelos de seda son muchas, y por ello debemos tener en cuenta algunos factores, el principal es que, si hacemos siempre lo mismo, nunca habrá cambios. Creo que es algo que todas sabemos con claridad meridiana.

En muchas más ocasiones de las que probablemente quisiéramos, nos hacemos con conceptos que no se corresponden en absoluto con la realidad, es lo que tiene la rutina, que por otro lado también es muy necesaria. El truco es encontrar la armonía entre el equilibrio de la rutina por un lado y por el otro, encontrar nuevas fórmulas que hagan la vida un poco diferente, al menos de vez en cuando, y de paso que nos divirtamos con ello.

Una de las razones para ponerte pañuelos de seda es que desconoces la capacidad que tienen estos lienzos para absorber la humedad del entorno. Que traducido significa que te va a abrigar mucho más un fular grande con un par de vueltas sobre el cuello, que cualquier otra bufanda más gruesa, pero fabricada con un poliéster, por ejemplo.

La siguiente y tirando del mismo ejemplo anterior, ¿cuántas veces ibas “muy bien abrigada” con tu bufanda de poliéster y cuando entraste en un lugar acondicionado, no pudiste dar dos pasos sin tener que quitarte rápidamente la manta del cuello? La respuesta la conocemos. Sabemos que lo que llevabas era ni más ni menos que un hilo que no deja respirar tu piel y por lo tanto es imposible que la temperatura de tu cuerpo se regule con naturalidad. Es como ponerte una bolsa. Necesitas estar pendiente todo el rato de si baja tan solo un poquito la temperatura, se queda un poco corta y si sube, comienzas a sudar. Con los pañuelos de seda, este problema no existe.

A día de hoy, también tenemos que tener en cuenta que la temperatura del ambiente exterior cambia con muchísima rapidez. Siempre digo que existen días en los que podemos llegar a tener hasta, “cinco estaciones”. Además, hay que sumarle que nuestro ritmo es alto, es decir, estamos entrando y saliendo constantemente de lugares y o espacios con condiciones de temperatura muy diferentes a las del exterior y, por lo tanto, es tremendamente fácil que como mínimo acabemos teniendo un problema de garganta que nos dure demasiado y que culmine con debilitar nuestro sistema inmune y se convierta en algo crónico. 

La última de las razones para ponerte pañuelos de seda y no menos importante, es la imagen que aporta, con gestos tan sencillos y rápidos. De hecho, ha sido fundamentalmente para un uso ornamental dónde más se le tuvo en cuenta. Y siempre pensando en estaciones primaverales u otoñales especialmente. Claro, como el tejido es tan finito, no nos paramos en saber las características de la composición, faltaría más, con el poco tiempo que tenemos. En cualquier caso, lo mío sí, es saber sobre este tipo de cosas y un placer contártelas.

Lo último que voy a decirte hoy es que, los pañuelos de seda también son para el invierno. 


Jerseys Oversize Mujer
Practica cómo combinarlos y multiplica posibilidades....
Camisetas Originales De Calidad
No tengas prisa por comprar cualquier prenda con un coste barato....