Te preguntarás cuáles son los mejores complementos para el frío y puede que lo sepas. Yo te contaré por qué las bufandas de seda para mujer, pueden ser superiores. Y sí, la seda, dado que el tiempo todavía no es demasiado frío, nos ayuda mucho más a la hora de satisfacer nuestras necesidades reales, que son las que tenemos que tener en cuenta.

La calidad de los tejidos se mide sometiéndolos a diferentes tipos de pruebas. Es un proceso muy interesante en el que nos podríamos parar mucho, pero dejaré para otra ocasión algunos de ellos. Hoy quiero centrarme en uno de los que más importancia tiene a la hora de marcar cuál fibra es la más conveniente a la climatología que tanto ahora, como más adelante tendremos.

Es el quid de la cuestión más importante para definir los tejidos más adecuados en los casos de frío y o calor. Te voy a dar una clave de mucho peso por lo que las bufandas de seda para mujer son un accesorio perfecto para casi todo y para mucho.

Resulta que el porcentaje de humedad, es la proporción de la cantidad de agua que ese tejido acumula con respecto al peso húmedo del mismo. Dicho de otra forma, la información interesantísima aquí, es que la lana ocupa la primera posición y las sedas naturales la segunda, ¡parece increíble, verdad!

La capacidad de absorción que tiene este tejido la convierte en una de las más cómodas y una de las más ligeras. Si bien hay que decir que existen otras que lo son más, pero ya entraríamos en otro tema, eso sí, te comento el nombre que reciben, se llaman nanofibras, y en esto aunque ya hay mucho investigado y en uso, es una carrera textil sin fin. 

Volviendo al tejido que nos ocupa, recapitulemos. El beneficio que aporta esta súper fibra nos deja con la mejor asistencia también para el frío ya que lo que se llama `baja conductividad´, es lo que hace que mantenga el aire caliente cerca de la piel durante las épocas frías.

Un factor clave para detectar una seda mediocre es la rigidez. Las de calidad son increíblemente suaves, no tienen una percepción viscosa al tacto y no son en absoluto nada rugosas. La tela brilla aunque no deslumbra y la caída es ligerísima. También hay que decir que este tejido si es natural,  alguna imperfección no debe preocuparnos. 

Precisamente al no ser artificial, lo normal es que en su hilado exista alguna pequeñísima falla. Esto sólo debe ser tenido en cuenta como un indicativo de su calidad y el descubrimiento de ellos es inapreciable, tendríamos que pararnos mucho para percibirlas fácilmente. Las que están mezcladas con otras fibras, no tienen ningún tipo de maca.

Así que ya ves, quién nos iba a decir que las bufandas de seda para mujer se convertirían en nuestras mejores socias. Grandes colaboradoras del confort y cuidadoras de la imagen. Pararnos sólo un poquito para ver cuáles pueden ser las mejores herramientas textiles que nos acompañen durante todo el día y o la noche, es rápido y sencillo, sólo tener en cuenta que si el pañuelo de seda es grande, mejor que mejor. Así sólo con darle más o menos vueltas alrededor del cuello, tendremos la solución asequible, cómoda y confortable que siempre buscamos.



Jerseys amarillos una apuesta con mucha luz
Busca colores que sumen a tu forma de vestir a través de la terapia del color, una herramienta a tu alcance si te pones un jersey amarillo y lo que de...
Bolsos mochila negro, el código perfecto
Necesidades que cubrir, libertad de movimientos y capacidad de introducir todo lo que podemos saber que nos va a hacer falta, ellos son los bolsos moc...